Abdominoplastia: Adiós tripa, adiós flacidez

La abdominoplastia es una cirugía muy recurrente para la eliminación de la conocida como `tripa´, pero lejos de quedarse solo en su eliminación, con esta técnica además conseguimos un abdomen más plano, más firme, una cintura más estrecha y eliminamos la flacidez de la zona.

Por lo que es la mejor opción para aquellas mujeres u hombres que tienen una silueta relativamente buena pero que están preocupados por la acumulación de grasa o por el exceso de piel en el abdomen y  no mejora a pesar de la dieta o el ejercicio físico.

En qué consiste la abdominoplastia

La abdominoplastia es una operación consistente en la extirpación del exceso de piel, grasa abdominal y corrección de la flaccidez muscular.

La intervención se realiza bajo anestesia general del abdomen, practicándose una incisión por encima del pubis. Se refuerzan los músculos abdominales y la piel sobrante se elimina. La duración de la cirugía suele durar entre 2 y 4 horas dependiendo del exceso de grasa y las circunstancias de cada paciente, con un periodo de hospitalización de 24 a 48 horas.

Tras las primeras semanas del postoperatorio se llevará una faja especial que aliviará las molestias y la natural inflamación abdominal, y se deberá realizar reposo durante los primeros meses.

¿Quién puede someterse a una abdominoplastia?

Esta cirugía es especialmente solicitada por mujeres que han tenido varios embarazos y en los que la piel y los músculos abdominales no han conseguido recuperar su tono habitual. Así como en casos en los que la pérdida de peso ha dejado la piel flácida.

Para conseguir los mejores resultados de abdominoplastia en Albacete, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Los resultados acostumbran a ser muy satisfactorios y permanentes si el paciente mantiene el peso adecuado y realiza ejercicio regular.

>