Carboxiterapia: CO2 que combate la flacidez y piel de naranja.

El CO2, ese gas incoloro y vital para la vida en la Tierra, se ha convertido en uno de los activos principales para el mundo de la estética por los resultados tan sorprendentes que se consigue con sus aplicaciones en los tratamientos de carboxiterapia.

Una técnica que aplica dióxido de carbono por vía subcutánea mediante pequeñas infiltraciones. Provocando que el CO2 active la circulación y favorezca la creación de colágeno y elastina. Reestableciendo la microcirculación, aumentando la cantidad y velocidad de flujo sanguíneo, consiguiendo así estimular la oxidación de los ácidos grasos y reducir la celulitis y la flacidez de la piel.

Qué beneficios tiene carboxiterapia en la piel

El dióxido de carbono ayuda en la microcirculación y la estimulación en la formación de nuevo colágeno. Por ello, tiene aplicaciones en la mejora de la estética del rostro y del cuerpo. Combatiendo desde la flacidez de la piel hasta problemas de varices y celulitis, pasando por la eliminación de los cúmulos de grasa resistente como la piel de naranja en los que el CO2 consigue:

  • Mejorar la circulación sanguínea y linfática ayudando a la eliminación de líquidos
  • Mejorar el tono de la piel devolviéndole la elasticidad y reduciendo la flacidez
  • Reducir la piel de naranja y la aparición de los antiestéticos hoyuelos asociados a la celulitis
  • Disminuir el volumen de la zona y alivia los síntomas que acompañan a la celulitis, como la pesadez.

Las infinitas aplicaciones de la carboxiterapia para mejorar la belleza y salud de nuestra piel tienen resultados tan satisfactorios, que se han convertido en uno de los tratamientos estéticos más demandados para reducir:

  • Celulitis y grasa localizada
  • Arrugas y flacidez facial
  • Estrías
  • Ojeras
  • Tratamientos de acné
  • Caída del cabello

Carboxiterapia más eficaz.

La carboxiterapia es un método no invasivo que puede llegar a incrementar sus beneficios en las zonas tratadas con Presoterapia o LPG para ampliar la distribución del dióxido de carbono por los tejidos y tener mejores resultados.

Un tratamiento perfecto para combinar con unos hábitos de vida saludables y eliminar la grasa resistente a las dietas y el ejercicio.

>