fbpx

¿Cómo eliminar la celulitis en glúteos y piernas?

La celulitis afecta a un 90% de las mujeres, sobre todo pasada la pubertad. Aunque es más frecuente en glúteos y piernas, los tratamientos para eliminar la celulitis también son para el vientre y los brazos. Ésta es conocida también como piel de naranja y es una acumulación en determinadas zonas del cuerpo de grasa, aguas y toxinas, con ese aspecto tan característico en forma de hoyuelos o pocitos en la piel.

Clasificación de la celulitis

Para eliminar la celulitis es importante conocer los 3 grados que existen:

  • Celulitis blanda. Es el tipo de celulitis más habitual. La piel queda flácida y con un aspecto gelatinoso, sin consistencia. Esta no causa dolor y se localiza en glúteos y piernas. Aparece en torno a los 40 años, especialmente en mujeres sedentarias que no han practicado deporte o que han cambiado de peso drásticamente.
  • Celulitis dura. La piel tiene un aspecto duro y sin elasticidad. Los depósitos de grasa acumulada ejercen presión sobre la piel, pudiendo causar dolor y en muchas ocasiones varices y estrías. Aparece normalmente en personas jóvenes de constitución robusta.
  • Celulitis esclerótica o piel de naranja. Solo aparece en las piernas. La piel de naranja es muy visible y se manifiesta en forma de piernas hinchadas y doloridas. Suele ser causada por problemas de circulación en las piernas acentuadas por problemas de retención de líquidos. Aparece en personas de cualquier edad, pero especialmente en mujeres jóvenes y adolescentes.

Tratamientos para eliminar la celulitis

El mejor tratamiento para eliminar la celulitis es combinar ejercicio físico con una buena alimentación, pero si esta se encuentra ya en un grado irreversible, puede ser necesario emplear algún tratamiento para eliminarla.  Estos tratamientos estéticos estimulan el sistema linfático para favorecer la circulación y expulsar las toxinas y grasas acumuladas.

  • Mesoterapia. Este tratamiento consiste en inyectar pequeñas dosis de sustancias homeopáticas en la primera capa de la dermis. Ayuda a disolver el exceso de grasa y toxinas en la zona tratada, activando la circulación sanguínea y linfática
  • Carboxiterapia. Consiste en realizar microinyecciones de dióxido de carbono (CO2) en la zona a tratar. Este gas reduce las células adiposas, y de este modo elimina la celulitis.
  • Presoterapia. Este tratamiento utiliza la presión del aire para realizar un drenaje linfático.  La presión del aire, a modo de masaje, activa la circulación linfática, para expulsar toxinas y grasas acumuladas y eliminar la celulitis.
  • Cavitación. Logra eliminarla mediante la generación controlada y repetida de microburbujas de aire en el interior del tejido graso. Tiene un efecto reafirmante y moldeador.
  • Radiofrecuencia. Esta técnica consigue regenerar el colágeno y mejorar la elasticidad de la piel, estimulando el sistema linfático mediante calor intradérmico provocado por vibraciones.
>