Correcta aplicación del Botox

El uso de la toxina botulínica tipo A está indicado para la mejoría temporal de las zonas a tratar.  Relaja el músculo evitando que este se contraiga y además previene la aparición de nuevas arrugas. Suaviza las ya existentes de un modo que apenas pueden apreciarse.

Sin duda el bótox es una de las mejores soluciones médico estéticas para eliminar en una sola sesión esas arrugas tan molestas y que nos parecen antiestéticas.

Para que el resultado sea satisfactorio se debe cumplir con todos los requisitos legales para su aplicación y que el médico sea un experto profesional en la utlización de esta toxina, además de realizar un estudio de la fisionomía del paciente en cuestión. 

Leyendas sobre el Botox®

La leyenda más extendida del bótox es que se obtienen resultados antinaturales como ocurre en algunos rostros de famosos que aparecen en las películas, revistas, etc, intentando aparentar una juventud eterna a pesar de haber superado los 60 años de edad. El exceso de tratamiento o de varios tratamientos simultáneos podrían provocar efectos antiestéticos, por eso es muy importante evaluar a cada paciente y elegir el tratamiento más recomendado según la fisionomía de cada paciente.

Belleza natural como objetivo

El objetivo principal del Botox® es realzar la belleza natural que existe en cada mujer y también la de los hombres, pero siempre que el caso haya sido estudiado por un especialista y éste aconseje su uso en el paciente.

>