Fotorejuvenecimiento facial

El tratamiento con IPL para el fotorejuvenecimiento facial permite tratar varios objetivos a la vez, manchas pigmentadas, venitas o textura cutánea rugosa y así mejorar globalmente la calidad de la piel al estimular la formación de colágeno. La energía de la luz actúa en las capas más profundas para mejorar gradualmente la tonalidad y textura de la piel, eliminar las manchas, rojeces, poros dilatados, arrugas finas y dar luminosidad.

Con el fotorejuvenecimiento facial conseguirás eliminar las huellas que los años, el estrés y sobre todo el sol, dejan en la piel, proporcionando un rejuvenecimiento global y uniforme del rostro, cuello, escote e incluso manos.

Los resultados son evidentes desde la primera sesión. Se necesita entre 3 y 5 sesiones con un intervalo como mínimo de tres semanas. Con nuestro tratamiento de fotorejuvenecimiento facial, las mejoras se perciben de manera progresiva. En primer lugar, desaparecen las manchas y rojeces, mientras la piel va recuperando un tono mucho más uniforme. A medida que avanza el tratamiento se va notando una mejoría general en la calidad de la piel. Recomendamos no exponerse al sol directamente durante al menos 21 días antes y después de cada sesión.

¿Qué se puede tratar con el fotorejuvenecimiento facial?

Se puede tratar una amplia variedad de problemas de la piel. Puede utilizarse para eliminar manchas rojas o enrojecimiento difuso y puede ayudar con el acné o la rosácea. Dado que estimulan la producción de colágeno, este tratamiento ayuda también a suavizar la textura dispareja de la piel, a cerrar los poros dilatados y a eliminar arrugas. Debido a sus diversas aplicaciones, no sorprende que muchos consideren a esta técnica el tratamiento cutáneo más versátil de la actualidad.

>