fbpx

¿Qué es el botox?

Posiblemente sea uno de los tratamientos estéticos más famosos de todo el mundo y tras doce años en el mercado sigue siendo el número 1. Esta toxina botulínica conocida mundialmente como Botox hace desaparecer las temidas e inevitables arrugas tras el paso de los años.

El Botox ¿Qué es?

El Botox es una toxina botulínica, producida por la bacteria Clostridium Botulinum, la cual produce el botulismo, sin embargo aplicándola en cantidades reducidas en nuestro organismo, tiene efectos positivos en enfermedades neurológicas y en tratamientos estéticos.

¿Dónde se aplica?

Por lo general su aplicación es más común en nuestro rostro, sobre todo para eliminar las líneas de expresión más acentuadas en nuestra piel, situadas en el tercio superior de la cara. Según la normativa sanitaria española vigente sólo se permite su uso en estas zonas (frente, entrecejo y patas de gallo).

Este tratamiento consiste en la aplicación de la toxina botulínica (el Botox) mediante una infiltración con aguja en el músculo que se desea tratar, que produce su relajación y la inmovilidad del mismo.

Esta técnica sólo debe ser realizada por profesionales expertos y por supuesto el producto debe tener la total garantía de calidad y condiciones para su uso.

¿Qué ventajas tiene su aplicación?

Este tratamiento bien aplicado le da al rostro una aspecto muy natural, fresco, mucho más rejuvenecido, eliminando los síntomas de cansancio y lo más importante aún, sin mostrar alteraciones bruscas en nuestro rostro.

La aplicación de este tratamiento es totalmente indolora y sus efectos empiezan a aparecer al cuarto día de la aplicación y en dos semanas pueden apreciarse los resultados por completo. También cabe destacar el tiempo que dura el tratamiento, que dependiendo del tipo de persona puede estar entre 3 y 6 meses de duración.

Además, la aplicación de este tratamiento puede repetirse en el mismo lugar y las veces que se desee.

¿Para quién está indicado?

Para todo tipo de personas que se sitúen en un rango de edad de 25 a 65 años, ya sean hombres o mujeres, excepto mujeres embarazadas o personas con enfermedades severas.

>